Menú Principal
21 de mayo de 2018

Embarazadas visitan maternidad del Hospital de La Serena para conocer nuevas dependencias y aprender técnicas de parto en movimiento

  • En el Hospital de La Serena se realizan más de 3 mil partos al año, además se atienden los más complejos de la región ya que poseen el alto riesgo obstétrico. Además, durante el año 2017, 53 madres extranjeras dieron a luz en el lugar.

“Durante la visita me sorprendí gratamente, ya que pudimos ver con mi marido cómo la institución ha invertido recursos y esfuerzos para mejorar un área tan importante como es la maternidad. Uno debe sentir mucha seguridad y tranquilidad para disminuir el dolor, temores y estrés propio del parto. Esto es posible ya que vimos cómo se ha preparado el hospital en términos de infraestructura y equipamiento, así como también el equipo se mostró muy interesado en nuestro bienestar. Me gustaron las nuevas condiciones, la luminosidad de las salas, toda la infraestructura es hermosa y eso me hace sentir mucho más tranquila”, relató Sara Ceballos, embarazada de 38 semanas quien espera a su quinto hijo. Junto a Sara, otras 27 mujeres, que se controlan en la atención primaria, realizaron un completo recorrido por el Servicio de Maternidad del Hospital de La Serena en el marco de la semana mundial del parto respetado.

La actividad también contempló la participación de sus familias ya que se potencia el vínculo para favorecer el desarrollo del recién nacido. Así las mujeres, gestantes entre 24 y 38 semanas, y sus acompañantes participaron en un taller de educación sobre parto en movimiento, técnicas de respiración y relajación para finalizar con un recorrido por las nuevas dependencias del servicio.

Gracias a esta iniciativa, las futuras madres logran disminuir la ansiedad a través del reconocimiento de los espacios físicos y establecen un primer contacto con el equipo clínico que las acompañará en el proceso de parto. Esto es tremendamente beneficioso, ya que la ansiedad no favorece la producción de oxitocina, conocida como la “hormona del amor”. Esta se asocia con la capacidad de construir relaciones saludables ya que ayuda a crear lazos interpersonales y es muy positiva a la hora del nacimiento y lactancia.

Pero más allá de los beneficios biológicos, esta iniciativa también tiene un impacto social, así lo confirma la matrona Andrea Correa, encargada del programa de humanización del parto en el hospital, ya que “al generar un vínculo entre la atención primaria y el hospital, estamos democratizando el sistema, ya que en la atención privada las mujeres se atienden siempre con la misma persona, conocen al equipo y establecen una relación de confianza. En cambio, en el sistema público, las embarazadas se atienden todo el tiempo con una matrona y al momento del parto llegan a un mundo nuevo en el hospital donde no conocen el lugar ni tampoco al equipo. Con este encuentro logramos establecer un vínculo previo al parto que tranquiliza a la embarazada y permite fortalecer la conexión entre los equipos de atención primaria y secundaria”, precisó la profesional.

Estas iniciativas están contempladas en el Programa Chile Crece Contigo, un sistema que protege la primera infancia desde el embarazo hasta los 9 años de vida. Estas actividades buscan generar una experiencia positiva durante la gestación, el parto y crecimiento, a través de estímulos que fortalecen el desarrollo emocional y neurológico del niño y niña.

Así lo detalla la matrona María José González, encargada del programa Chile Crece Contigo al interior del establecimiento, “queremos que el embarazo sea una etapa inolvidable y positiva, por ello en el hospital se facilita el acompañamiento durante el parto y puerperio, trabajamos el apego, educamos a las familias en la crianza respetuosa, la lactancia exclusiva y la estimulación temprana del recién nacido”, comentó la matrona, quien también precisó que el binomio cuenta con el apoyo de un equipo multidisciplinario de profesionales donde participa la educadora de párvulos, asistente social, psicóloga, fonoaudiólogo, kinesiólogo y nutricionista.

“Menos intervenciones y más cuidado”

Con esta frase la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio el vamos este año a las actividades que promocionan la humanización del parto, tendencia que busca disminuir la medicalización de este proceso y promueve el empoderamiento de la mujer a la hora de decidir cómo desea dar a luz. En este contexto, los equipos de salud asumen un rol de supervisión y acompañamiento, respetando la decisión de las madres en un ambiente familiar y cercano. El Hospital de La Serena desde el año 2015 celebra esta semana y entrega herramientas e información a las madres para que tengan un parto en las mejores condiciones.

Para Andrea Correa, encargada del programa de humanización del parto en el hospital, esto implica un cambio de paradigma que requiere la infraestructura, equipamiento y capacitación adecuada, ya que “se produce un cambio en el ejercicio de la obstetricia, tenemos que buscar formas nuevas de naturalizar el proceso, lo cual no significa desconocer lo que habíamos aprendido, sino que aplicar la medicalización sólo cuando sea necesaria y no en todos los casos”, reflexionó la matrona.

Este cambio de paradigma ha sido muy bien recibido por las familias, así lo confirma Benjamín Astorga quien acompañó a su esposa a la visita. “Estoy muy agradecido de la información que nos entregaron en el taller, además la visita fue muy tranquilizadora porque conocimos las nuevas salas de parto y el equipamiento con el que cuenta el hospital. Se ve que hay un trabajo muy amigable con las futuras madres, esta es la primera vez que vivimos una experiencia así, en los otros dos embarazos el proceso era más mecanizado y el acompañante tenía muchas restricciones”, comentó el padre. En tanto, Paula Pantoja, su esposa a siete días de dar a luz, precisó que antes de la visita había evaluado la posibilidad de tener a su hijo en casa, “ahora quiero tenerlo en el hospital ya que siento mucha seguridad”, expresó.

La Gestora de Matronería del Hospital de La Serena, Andrea Cavero explicó que este nuevo modelo se ha implementado a través de diversas líneas de financiamiento que han permitido adquirir equipamiento, remodelar la infraestructura y capacitar al personal, permitiendo que la institución tenga un sello de calidad y seguridad, “hoy nuestro personal está capacitado para sacar el mejor provecho al equipamiento e infraestructura en beneficio de la paciente y su familia”, precisó la matrona.

Equipamiento e infraestructura que da seguridad y confort

El recorrido comenzó en las nuevas dependencias gineco-obstétricas, donde cada paciente puede ser evaluada en un box individual, los que se caracterizan por ser muy luminosos, cómodos y equipados. Posteriormente fueron a las salas de puerperio, donde conocieron la funcionalidad de las camas electrónicas y se les explicó cómo se favorece la lactancia materna y el apego en dichas salas.

La visita concluyó en las salas de parto integral, que ponen el broche de oro a la impronta del parto humanizado que se implementó en el hospital. Andrea Cavero, explicó que estas dependencias son integrales ya que permiten realizar todo el proceso de pre parto y parto en el mismo lugar, es más en caso de que el recién nacido necesite una atención especial, cuentan con cunas de atención inmediata completamente equipadas para estabilizar al recién nacido.

En estas salas existe espacio suficiente para que cada mujer ingrese a su trabajo de parto acompañadas, cuentan con aire acondicionado y pueden escuchar música, ya que este periodo puede tomar desde 5 hasta 12 horas o más y en caso de requerir analgesia también se puede aplicar en el mismo lugar.

Para la gestora de Matronería, la seguridad es una gran ganancia con este nuevo modelo, ya que “las camas de atención integral se convierten para atender el parto según lo requiera la paciente, hemos tenido partos verticales y ha sido una excelente experiencia, las mujeres pueden adoptar la posición que más le acomode, ya sea sentadas, en cuclillas o de pie. Ya no tenemos que trasladar a las mujeres de una sala a otra, una vez que nace su hijo realizan el apego inmediato en la misma cama y luego de dos horas pasan a la sala de puerperio donde seguirán en contacto con sus hijos”, comentó la matrona Andrea Cavero.

Talleres de parto en movimiento

Desde hace 6 meses el hospital cuenta formalmente con un programa de humanización del parto, a través del cual las profesionales han elaborado diversas estrategias que permiten llevar a la práctica el empoderamiento de las mujeres en el parto.

El equipo de matronas se ha capacitado con Mónica Candias, impulsora del parto humanizado en Chile y han incorporado talleres en las visitas guiadas de las futuras madres. Así lo detalla Andrea Correa, que junto a otra matrona se han formado en la corriente francesa del parto en movimiento.

“En este taller enseñamos a las mujeres a realizar movimientos extrínsecos para influir en movimientos intrínsecos, donde la pelvis tiene gran protagonismo para favorecer la progresión del trabajo de parto, disminuir el dolor y ocupar eso como medio no farmacológico de tratamiento, además de proporcionar otras técnicas y herramientas de respiración y relajación”, explicó la profesional.

Daniela Oliva, tiene 34 semanas de embarazo y espera su segundo hijo, sin embargo, se siente como primeriza. “Mi primer hijo tiene 11 años y siento que estoy empezando de nuevo, tenía mucho miedo, pero en el taller aprendí a calmar el dolor gracias al movimiento. No conocía el hospital, es la primera vez que vengo y me pareció todo impecable, las salas muy adecuadas para la llegada del bebe. Mis expectativas para ese día del parto eran tener cesaría porque tenía mucho miedo, pero ahora quizás tenga un parto normal, me atrevería porque están dadas todas las condiciones para que salga bien”, comentó la futura madre.

A %d blogueros les gusta esto: