Menú Principal
20 de julio de 2018

CESAM Las Compañías capacita a madres de pacientes para fortalecer competencias parentales y buen trato

Como un “oasis” dentro del sistema de salud público, así fue calificado el Centro de Salud Mental (CESAM) de Las Compañías por parte de las madres de pacientes que asistieron a once sesiones de un taller de competencias marentales y recursos resilientes para cuidadoras en favor del buen trato infantil. La iniciativa forma parte de los talleres comunitarios anuales que organiza el área de infanto-juvenil del recinto de salud.

Johana Larrondo, fue una de las madres de pacientes beneficiadas con el taller y recuerda con lejanía aquellos días en que buscaba desesperadamente ayuda para su hijo Agustín Campos. “Existe desazón entre los usuarios del sistema público de salud porque no siempre las experiencias son tan positivas, a veces uno se siente ajeno al sistema o lo tratan como un número más, pero esa realidad no existe en el CESAM de Las Compañías, por el contrario, aquí se cumple verdaderamente el enfoque biosicosocial al que todo el sistema de salud debería evolucionar, el ser humano es visto como un todo”, precisó la usuaria.

La sicóloga del programa Infanto Juvenil y una de las relatoras del taller, Carla Fuentes explicó que el curso tenía como objetivo generar estrategias resilientes en madres de pacientes, que en su mayoría han sufrido eventos traumáticos y viven en contextos vulnerables. Es por ello que los profesionales del equipo de salud decidieron trabajar con un grupo de 8 mujeres, que tienen hijos entre los 6 y 15 años, cuyos diagnósticos corresponden a trastorno del espectro autista, depresión grave y ansiedad de separación.

“El propósito de esta iniciativa fue lograr un trabajo más terapéutico que socioeducativo. En lo práctico dividimos el taller en tres módulos, el primero tenía que ver con la toma de conciencia y percepción que tienen las mujeres de sus hijos. El segundo módulo buscaba validar dicha imagen para reconocerlo y generar una mirada interior, respetando los diferentes modelos de crianza como aquellos más permisivos, los autoritarios o desligados. Finalmente, en el último módulo se generaron estrategias específicas para el manejo de la ira, control y fortalecimiento de habilidades que fomentan la autonomía del niño o niña”, precisó Fuentes.

Las participantes destacaron que, gracias al taller, han podido adaptarse de mejor forma a los cambios, generar estrategias más flexibles y soluciones concretas frente a los conflictos de la vida cotidiana para lograr la autonomía de los niños. Para la madre de Agustín, Johana Larrondo, las herramientas aprendidas han sido muy beneficiosas y fáciles de implementar, “hemos aplicado técnicas de relajación y contención cuando mi hijo sufre alguna crisis, además reorganizamos su dormitorio en beneficio de su condición y también aprendimos a fortalecer su forma de percibir el mundo”, relató la usuaria.

Por su parte, el Director del Hospital de La Serena Edgardo González, llegó hasta el CESAM de Las Compañías para participar en la ceremonia de certificación, instancia en la que felicitó a las presentes por su compromiso y constancia destacando que “en los modelos de salud más exitosos del mundo, los pacientes tienen un alto grado de participación y a través de la trasferencia de experiencias generan una educación horizontal guiada por el equipo de salud, muy similar al modelo de trabajo comunitario que se ha consolidado en estos 10 años en el dispositivo de salud mental del Hospital de La Serena”, sostuvo la autoridad quien también aprovecho la ocasión para visibilizar el aporte y excelente trabajo desarrollado por cada uno de los miembros del centro.

Cesam de Las Compañías: un modelo comunitario de exportación

El Centro de Salud Mental del Hospital de La Serena se emplaza desde hace 10 años en Las Compañías, y es sin duda el dispositivo del establecimiento que más cercanía tiene con los usuarios. El éxito del modelo comunitario de atención ha permitido que dicha experiencia sanitaria se replique en la red asistencial regional.

Para el Dr. Rodrigo Iribarren, psiquiatra coordinador del CESAM, el modelo es un complemento a la atención individual y progresivamente se ha visto como una intervención fundamental para lograr el empoderamiento de las personas respecto de sus problemas de salud, pasando de un sistema asistencialista a uno donde el equipo de salud brinda una mirada integral al paciente y familia.

“Con este modelo, el equipo de salud busca insertar al paciente en un rol social y laboral, desde esta perspectiva al comparar poblaciones de pacientes con roles activos versus aquellos que no los tienen, podemos ver que los que están funcionando en un rol más social y laboral tienen mucho menos tasas de hospitalizaciones, recaídas y abandono de tratamiento porque de alguna manera eso les favorece el autocuidado y los mantiene bien”, planteó el especialista.

Esto lo confirma también la trabajadora social del equipo Infanto Juvenil, Dafne Gutiérrez, quien explica que este modelo integra el trabajo comunitario con la intervención, donde el conjunto de profesionales otorganuna visión más completa del paciente con el objetivo de entregar una respuesta más asertiva a sus problemáticas, “acá no se trata solamente de visualizar a la persona desde la enfermedad, sino que buscamos favorecer el estado de bienestar del ser humano”, sostuvo la profesional.

El coordinador del CESAM, Dr. Iribarren nos comenta que ha sido fundamental la articulación que han logrado con los grupos organizados e instituciones del sector. “Nosotros atendemos a los pacientes que presentan las patologías de salud mental más graves. Con ellos trabajamos en forma individual, a través de una atención personalizada con los médicos quienes determinan el tratamiento farmacológico más adecuado y también otorgamos un tratamiento integral con un equipo multi profesional donde el paciente recibe terapia ocupacional, intervención sicológica y social, entre otras, lo que constituye finalmente un proceso de rehabilitación efectiva, asumimos el rol de tratantes y rehabilitadores lo cual es tremendamente difícil cuando vienes del modelo biomédico porque tu esperas que una intervención con un medicamento resuelva los síntomas y la persona pueda estar bien y eso es una fantasía”, sostuvo el médico.

Existe todo un proceso de rehabilitación que, si bien se suscribe a los lineamientos nacionales del plan de salud mental del MINSAL, los miembros del equipo del centro de salud refieren que no se puede estandarizar el trabajo comunitario, ya que es fundamental considerar las características de cada localidad. Una vez que se logra articular la red, entonces el equipo identifica las agrupaciones o instituciones donde el paciente pueda alcanzar un mayor desarrollo e inserción, porque lo que se busca es la funcionalidad de la persona, es decir integrarse socialmente y luego laboralmente. En relación a esto el Coordinador del CESAM, Dr. Rodrigo Iribarren plantea que “el trabajo con la familia es muy importante ya que muchas veces tienen temor a que el paciente se integre porque ha tenido alguna crisis y no están seguros de que la persona se pueda reinsertar”, planteó el profesional.

Finalmente, las cifras dan cuenta del éxito del modelo comunitario en salud mental ya que nos comentan que, por ejemplo, el 70% de los pacientes con esquizofrenia, una de las patologías más graves en control, están con ocupación, es decir, estudian, trabajan o desarrollan una actividad que les permite validarse individual y socialmente. El Dr. Iribarren compara estas cifras con los pacientes en control que vienen desde hace 15 o 20 años, cuyos tratamientos no consideraban intervenciones biosicosociales, “por lo tanto, nunca se ocuparon o salieron de su casa y desgraciadamente son pacientes absolutamente discapacitados, se consideró que tenían una enfermedad grave y quedaron aislados ya que sólo se les ofreció un tratamiento farmacológico. Ahí podemos comparar ambos modelos de atención que nos permiten sostener que actualmente el tratamiento es mejor y que los tratamientos antiguos no daban ninguna efectividad real”, concluyó el psiquiatra y coordinador del CESAM Las Compañías, Dr. Rodrigo Iribarren.

 

A %d blogueros les gusta esto: